El adiós a Cacho Castaña

Después de muchos días internación por una afección pulmonar, el popular cantante y dueño de más de 50 discos, falleció hoy a los 77 años en el Sanatorio de Los Arcos de Palermo.

Supo convertirse en uno de los artistas emblemáticos de la noche porteña. Falleció hoy, luego de pasar varios días internado en el Sanatorio Los Arcos de la Ciudad de Buenos Aires por una afección pulmonar. Había sido internado el viernes 4 de octubre.

Nacido el 11 de junio de 1942 como Humberto Vicente Castagna, el nombre elegido por sus padres, con la llegada de la fama fue simplemente Cacho Castaña para todo el mundo. Su infancia y juventud transcurrieron en una casa de la calle Galicia, en el barrio porteño de Flores. “Gracias a Dios tuve una niñez y una adolescencia muy lindas. Dos viejos maravillosos y dos hermanos mayores”, recordó alguna vez.

“La otra vez vino un fulano y me preguntó qué me gustaría que pusieran en mi lápida. !Qué sé yo, flaco! Pongan lo que quieran, total no la voy a leer”.

Cacho Castaña

A los seis años empezó a estudiar música. Talentoso y precoz, a los 13 se convirtió en profesor de piano y participó en orquestas de tango. “Con pantalones cortos debuté tocando el piano en la orquesta típica de Espósito y seguí tocando música toda mi vida. Pero cuando salió Elvis Presley se nos llenó la cabeza de humo a todos, empezamos a bailar y a mover la pelvis”, comentó sobre su incursión en la música. Por el arte dejó atrás su segunda pasión: el fútbol. Reconocido hincha de San Lorenzo y buen futbolista, llegó a jugar en la cuarta división del club de Boedo. Cacho no tuvo una gran educación formal y siempre se jactó de que su aprendizaje fue en la escuela de la calle. “Mi adolescencia la pasé en el café. Ahí aprobé lo bueno, lo malo. Era una gran escuela. Hoy no existen más esos lugares. En el café escuchábamos lo bueno y lo malo, y ahí sabías dónde estaba el medio para no hacer macanas”, se sinceró.

Sus cifras como artista asombran con una carrera que incluyó 50 discos editados con más de 600 canciones grabadas. Algunos de sus temas, como “Para vivir un gran amor”, “Naranjo en Flor”, “Cacho de Buenos Aires” y “Café la humedad” forman parte de la cultura argentina.

El 28 de abril de 2017 sacó su último álbum “En Vivo en el Gran Rex“, donde cantó con dos invitados de lujo: Adriana Varela y Palito Ortega. Cuando se encontraba bien de salud subía a cantar al escenario del “Café La Humedad“, uno de los tantos sueños que hizo realidad y donde se reunía los sábados con sus amigos de la vida, entre los que se pueden nombrar a Susana Giménez, Nacha Guevara, Flavio Mendoza y muchos más.

“Te conocen atorrante y después te quieren cambiar / y nos sentimos con culpa cuando las vemos llorar”. La letra de “Más atorrante que nunca” es, posiblemente, una de las que mejor ilustra a Cacho Castaña en esa faceta de señor indomable que cultivó hasta sus últimos días. Dueño de una “pinta” y una labia que hizo las delicias de su platea femenina, el corazón del “Matador” vivió muchas pasiones a lo largo de su vida, pero no tuvo ninguna dueña. O, al menos, eso es lo que él pretendía demostrar él, como para mantener intacta su fama de mujeriego. Murió como nació, siendo el hombre del corazón indomable.

Anuncios
Etiquetas

Sebastián Orellana

Diseño, desarrollo, música, comunicación. Emprendedor empedernido & amante de la tecnología y la música. Colaborador full life en RADIO Online.
Back to top button
Close